noviembre 21, 2011 | In: Huerto / Orchard

Huerta en alto

Si pensamos en montar una huerta, normalmente se nos vienen a la cabeza dos cosas, la buena es el placer de comer tus propios alimentos y disfrutar de un sabor casi olvidado actualmente. La menos buena, es el sacrificio que requiere y sobretodo, el inevitable dolor lumbar cuando se trabaja la tierra.

Una solución que reduce mucho la parte menos agradable es montar tu huerta en alto, esto es, elevarla del suelo para poder trabajar en ella y recoger sus frutos minimizando el esfuerzo.
Tan sólo hacen falta unos pequeños consejos para convencerte.

Antes de nada elige bien qué es lo que quieres plantar teniendo en cuenta que hay determinados cultivos que exigen más profundidad de suelo para un mejor desarrollo y quizá está no sea la mejor opción para ellos. También debes pensar en su ubicación teniendo en cuenta las condiciones climatológicas y la desprotección que sufrirán las nuevas plantas respecto del arropo de estar a nivel del suelo. Una vez analizado esto, pasamos a la parte práctica.

Primero de todo es crear los bancales de tierra a la altura deseada y fijarlos, bien forrándolos con madera, bien con un armazón de cemento para evitar que se deshagan. Ten en cuenta que una vez enraízan las semillas y comienzan a crecer las plantas y los frutos, la tierra puede moverse y abrirse lo que haría peligrar la estabilidad del bancal si no está previamente fijado.

Por otro lado, si quieres alargar la periodicidad del riego, también puedes instalar a media altura del bancal (siempre teniendo en cuenta el cultivo a plantar) un plástico para reducir la pérdida de humedad. Con esto evitaríamos la filtración masiva del agua.

Otra ventaja de este tipo de huerta, es que te permite instalar fácilmente un sistema de riego similar al que puedas tener en tu terraza controlando fácilmente las posibles obstrucciones de sus salidas.

Ten en cuenta que la altura no te evitará que puedan aparecerte hormigas, perrillas ó cualquier otro insecto en tu huerto pero si se reduce considerablemente la acción de los topillos ó cualquier otro roedor si su ubicación es en el campo.

Por último y lo mejor de todo, es que podrás trabajar la tierra y acceder a tus frutos sin necesidad de agacharte y sin el correspondiente perjuicio para tus lumbares y espalda.

Por nuestra experiencia te recomendamos que en este tipo de huertos siembres sin problemas pimientos, tomates, repollos, coliflores, ajos, cebollas…
También puedes sembrar puerros, zanahorias, patatas e incluso girasoles teniendo en cuenta que necesitan algo más de profundidad y sobretodo que pueden alcanzar los 2 metros de altura en el caso de los girasoles lo que nos causaría más molestias que placer a la hora de recogerlos.

A preparar la tierra que muy pronto empezamos a sembrar.

Comments are closed.

Te gustarán...

Entradas del mes

noviembre 2011
L M X J V S D
« oct   dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Deberías verlo!

¿Te gusta?