Podemos dejar el aceite de la freidora limpio, siempre y cuando no esté quemado, con un truco muy sencillo.
Encenderemos la freidora y cuando el aceite esté bien caliente, echaremos unas cuantas hojas de lechuga (las que no se utilizan) que dejaremos freir un poco antes de retirarlas. El aceite queda listo para seguir utilizándolo.

Tarde o temprano las tuberías comienzan a obstruirse por el uso diario. Aquí os presentamos un desatascador casero para mejorar el desague. Calentamos lejía en un recipiente y la vertemos por la tubería cuando esté a punto de hervir. Dejamos actuar un cuarto de hora. A continuación repetimos la operación en esta ocasión solo con agua también a punto de hervir. Notarás una notable mejoría.

Es inevitable mantener las sartenes siempre como nuevas. Una manera de evitar que tortillas ó crepes se peguen es poner al fuego la sarten con sal gorda. Una vez la sal se ponga a saltar en ella, se retira toda con un paño y ya queda lista para ser utilizada minimizando el riesgo de que los alimentos se peguen.

Aunque no sea muy habitual, los peines y los cepillos deben también ser limpiados con cierta regularidad pues acumulan residuos poco agradables. Os proponemos una fórmula muy sencilla recogida aquí después de mucho boca a boca.
Ponemos en un recipiente agua con 3 cucharaditas de lejía y 3 cucharaditas de bicarbonato sódico, introducimos los cepillos y peines y los dejamos en remojo 1 hora. Tras ello los aclaramos y los dejamos secar al aire. Quedarán como nuevos.

Si quieres mejorar el aspecto de tus plantas, aquí te dejamos unos trucos para que luzcan como ninguna:
Coloca unos clavos de hierro oxidados en la tierra de la maceta, hay muchas maneras para darles este aporte, pero esta es una muy sencilla y práctica.
Si tienes plantas de flor, puedes poner una gota de aceite de oliva muy cerca del tallo a ras de la tierra para que presente un mejor aspecto.

Hace unos días, conocíamos el estudio realizado por Harvard Medical School donde se detallan los alimentos más eficaces para ayudar a reducir el colesterol.
El exceso del mismo se conoce como hipercolesterolemia, y puede producir, entre otros, riesgos importantes para la salud coronaria (infarto de miocardio, ictus…) por este motivo es importante no dejar de lado los alimentos que a continuación se relacionan:

La avena contiene entre otros fibra, lecitina y avenasterol que disminuye la absorción de colesterol en el intestino. La Cebada aporta betaglucanos que ayudan a reducir el colesterol LDL (comúnmente conocido como el malo). El consumo tanto de la Avena como la Cebada se recomienda en copos, mezclado con yogur, en pan integral, arroz integral ó en salvado.

Las legumbres se asocian con la prevención de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares.

La berenjena, la okra, manzana, uvas, fresas y cítricos aportan fibra que retrasa la absorción intestinal del colesterol.

Los frutos secos, especialmente las nueces (se recomienda un consumo de 4-6 nueces diarias) aportan fitosteroles y ácido alfa-linolénico que el organismo transforma en ácidos grasos omega 3.

Los aceites vegetales entre los que destaca el aceite de oliva.

La soja aporta al organismo grasa de alta calidad nutricional , lecitina e isoflavonas que reducen el colesterol sérico.

El pescado graso como sardina, boquerón, atún, bonito, salmón, verdel ó chicharro entre otros, son recomendados por reducir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial y reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Se recomienda su consumo 2 ó 3 veces por semana de unos 140 gramos por ración, persona y día. Si deseas más información, te invitamos a leer el artículo completo de Eroski consumer en el siguiente link
Ver artículo completo

Páginas: << 1 2 3 ... 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 >>

Te gustarán...

Entradas del mes

noviembre 2017
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Deberías verlo!

¿Te gusta?